domingo, 23 de septiembre de 2007

LA HABANA



Rodeada de mar por todas partes,
soy isla asida al tallo de los vientos...
Nadie escucha mi voz, si rezo o grito:
puedo volar o hundirme...
Dulce María Loynaz



La Habana sigue donde siempre ha estado, el mar inmenso en un constante choque con ese malecón que lo resiste todo, una y otra vez, otra vez y una. Por las noches se llena de ganas y yo le sume las mías.

Regresé a Cuba, después de cinco año de haber estado ahi por primera vez, volví al malecón para darme cuenta que él seguía igual y yo ya no era el mismo. Volví a caminar por sus calles, caminé kilometros y recordé aquella frase que me dijo un maestro cubano: "la Habana es hermosa, se esta cayendo, pero es hermosa".

Conocí a Romelia, una vieja de más de 80 años que todas las noches recorre el malecón de un lado a otro para vender maní. Una noche, me regaló un paquete, me dijo que me lo comiera, que el maní era muy rico y se fue. Lo que no se fue, fueron las ganas mirar el mar con alguién, pero estaba otra vez, como siempre he estado, sólo. Sólo con un cucurucho de maní.

Conocí también a Anilec, Rebeca y Alberto, pero ya eran mis últimas horas en la isla, que lástima que el tiempo dure tan poco, tengo ganas de volver, tal vez lo haga, ahora todo depende del Festival del Nuevo Cine Latinoamericano y que Todos Hemos Pecado les gusté tanto que la seleccionen en su programación, si es así volveré muy pronto.

Alejandro Ramírez

4 comentarios:

  1. Yo, como siempre al otro lado del mar, pero anclada en tierra firme...

    Tu, tan lejos pero dejándote llevar una y otra vez por el vaivén de las olas.

    Y Dios! Cuanto se aprende cada vez que llegas a la orilla!

    Sé que tus viajes han sido fructiferos y que has encontrado lo que allí fuiste a buscar.

    Cuéntame cuánto antes!

    ResponderEliminar
  2. Sólo un comentario cortito para decirte que empecé a leer tu diario. Espero que me lleve a muchos lugares, no todos físicos, claros.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Anónimo5:01 p.m.

    Aunque estemos lejos en la distancia, cercanos en la amistad, y siempre sabiendo de tus pasos, ya que la amistad en lo más precioso que hemos sabido cultivar. Madrid o Barcelona, desde cualquier de las dos ciudades espero saber de ti. Jose

    ResponderEliminar
  4. Que doloroso saberte distinto a la ultima vez antes de volver, yo añoro volver a ese lugar que un dia fue mi casa, me preparare para ver los cambios en ella y en mi
    Saludos

    ResponderEliminar