miércoles, 17 de marzo de 2010

MARÍA DE MI CORAZÓN

María Rojo (La Perfida) y Alejandro Ramírez (Director)
ensayando el infierno en TODOS HEMOS PECADO
FOTO: Nuria Lagarde


LA PERFIDA
Una también se cansa de hacerle del diablo, de andar viendo como se chinga uno al mundo, y todo pa´ que. Pa´ que no vengan ni a decirte buenos días los pinches diablitos, pa´ que al final se arrepientan todos, ¡Y ay sí, si te he visto, ni me acuerdo! Triste pueblo de arrepentidos, traicioneros…



Confirmé a través de María que la disciplina y la entrega es la mejor forma para dar vida a quien antes habitaba sólo en las páginas de un guión. Aprendí el amor y respeto por una vocación y descubrí en ella las razones que me habían hecho admirarla a lo largo de los años.

La primera vez que la vi en el set de Todos Hemos Pecado, con su guión en la mano y mirándome atenta en espera de mi indicación, fue como mirar detrás ella a la Cata que leía cartas, a la Esmeralda que venía de noche, a Lupe la de las Poquianchis, a Alicia la que vive en un departamento en Tlatelolco, a la María de mi corazón, una inmensa fila de mujeres que venían en ese instante a recibir a su nueva amiga: La Perfida.

Fue solo un día de rodaje, un domingo nos bastó para inventar el infierno, una vieja habitación de una casa abandonada se convirtío en nuestro set y ahí fue donde María hizo propia a la botella de tequila, el viejo fonógrafo, la cama de latón y un vestido colorado para encarnar al demonio en el epílogo de nuestra película, un monólogo de cinco minutos, filmado en plano secuencia en donde su personaje (el diablo) se pregunta ¿Para qué ha valido tanta maldad, cuando al final todos los pecadores se arrepienten y se van al cielo?

La Perfida la escribí especialmente para María Rojo, es un personaje que nació como si el mismo me dictará lo que quería decir en la pantalla. Creo que junto con ella construimos a una de las protagonistas más tiernas de la historia, pues siempre he creído que la ternura no radica en lo melosamente amoroso, sino en lo miserable y endeble que puede ser un humano.

La Perfida es una prostituta condenada a vivir encerrada en su cuarto apestoso y caluroso, pero también es el Diablo que se ha hartado de inventar maneras de chingarse al mundo, a este personaje María y yo le hicimos una autopsia en carne viva, y con sus entrañas en la mano comprobamos la ternura que habitaba en él.

Es una tremenda tentación para la imaginación de cualquier cineasta. Es un alma en espera de encarnar y eso es una delicia para la imaginación.

Hay quien piensa que no hay película mexicana sin María Rojo, lo cierto es que cuando vi su filmografía me topé con una actriz que puede sentir el orgullo de haber participado en más de 15 de las mejores películas de la historia del cine mexicano, solo eso explica porque su nombre y su trabajo esta grabado en la memoria del público.

María podría vivir disfrutando la gloria de ser una famosa actriz de cine y sin embargo esta aquí, luchando todos los días por la cultura de su país. A diario leo, veo y escucho las críticas de mis compañeros hacia el gobierno, la política cultural y las instituciones, pero de María Rojo tengo el recuerdo de verla trabajar y luchar desde donde se ejerce el poder para que las cosas cambien, y mejor aun, sucedan.

Para alguien como yo que comienza a ejercer este oficio, fue un placer haber coincidido con María en este mi primer largometraje, le admiro su vocación por la actuación y la respeto más aun, por su compromiso con el cine mexicano.

Alejandro Ramirez entrevistado por Susana Cato
para el libro - homenaje MARÍA ROJO: DE PELÍCULA.

2 comentarios:

  1. señor ramirez como esta, pues aca espues de rato y taloneada para enviarle un coordial saludo y mis mjores deseos,un abrazo y la esperanza de saludarle pronto, cuidese y pos akanda la banda metiendose en todos los huecos ke se pueda y ke son pokos. sigale aun ke decir sigale es lo ke no se debe decir porke lo ovbio no hay ke platikarlo. pero pos se le admira y respeta ya sabanas pa ke se kobija... saludos desde morolion guanajuato metziko

    ResponderEliminar
  2. Anoche estuve en la presentación de la película. Me gustó mucho. Gracias por la historia, las risas... me hizo recordar a mi pueblo natal, donde viven mis padres y abuelos.

    Largo camino le espera. Saludos.

    ResponderEliminar